agosto 10, 2023 in Actualidad

“El camino Ignaciano: Autenticidad en la práctica de la fe”

En el núcleo de la fe cristiana, más allá de las normas y rituales, yace un principio fundamental: la coherencia entre lo que predicamos y lo que vivimos. Este principio fue crucial para San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, quien fomentó una espiritualidad basada en la autenticidad y la integridad, valores que trascienden el mero cumplimiento de los deberes religiosos. En las enseñanzas ignacianas, encontramos una poderosa herramienta para analizar y reflexionar sobre nuestra conducta, y enfrentar las inconsistencias que pueden surgir entre nuestras palabras y nuestras acciones.

La palabra “autenticidad” proviene del griego “authentikos”, que significa “original, genuino, principal”. En el contexto de la espiritualidad ignaciana, ser auténtico significa vivir de acuerdo con la imagen original que Dios ha impreso en cada uno de nosotros. Significa manifestar en nuestras acciones diarias la compasión, la bondad y el amor que caracterizan a la divinidad. La autenticidad ignaciana no se limita a un mero acto de introspección; es una invitación a vivir de acuerdo con nuestras convicciones más profundas, a ser verdaderos testigos del amor de Dios en el mundo.

Por otro lado, el Evangelio de Lucas (11:37-54) ofrece una dura crítica a los fariseos, quienes, a pesar de ser considerados líderes religiosos, son acusados de hipocresía. Jesús los critica por preocuparse más por las apariencias que por la autenticidad de su fe, por la pompa y la ostentación más que por la verdadera práctica del amor al prójimo. Esta crítica se extiende a todos aquellos que profesan una fe superficial, sin una verdadera conversión del corazón.

Hoy, como ayer, no estamos exentos de caer en este tipo de comportamiento. Es común ver a personas que, aunque asumen roles de liderazgo religioso o se presentan como modelos de virtud, en realidad viven de una manera que contradice lo que predican. Esto no solo debilita su testimonio, sino que también puede llevar a otros a cuestionar la autenticidad de la fe cristiana.

Las enseñanzas ignacianas nos animan a buscar siempre el “magis”, una expresión latina que significa “más”. Pero este “más” no es una acumulación egoísta, sino una invitación a ir más allá de lo superficial, a profundizar en nuestra relación con Dios y a vivir nuestra fe con mayor autenticidad. Esto implica un esfuerzo consciente y constante para alinear nuestras acciones con nuestras palabras y nuestros valores, para no caer en la trampa de la hipocresía y la falsedad.

Ignacio nos recuerda que debemos ser humildes y reconocer nuestras propias fallas. Pero también nos invita a la transformación, a buscar siempre crecer en el amor y el servicio a los demás. La autenticidad ignaciana es un camino de conversión, un proceso continuo de crecimiento personal y espiritual.

Vivir de acuerdo con las enseñanzas de Ignacio y el mensaje de Lucas no es una tarea fácil. Requiere valentía para enfrentar nuestras contradicciones internas, humildad para admitir nuestros errores y determinación para cambiar. Pero también es un camino de libertad y gozo, porque nos permite vivir de una manera que refleja nuestra verdadera identidad como hijos e hijas de Dios.

El llamado a la coherencia entre nuestras palabras y acciones, tal como se presenta en las enseñanzas ignacianas y en el Evangelio de Lucas, es más que una mera recomendación ética. Es una invitación a vivir con autenticidad, a ser genuinamente nosotros mismos en todas nuestras relaciones y actividades. Es un llamado a ser testigos creíbles del amor de Dios, no solo con nuestras palabras, sino también con nuestras vidas.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By browsing this website, you agree to our privacy policy.
I Agree