Compartir las cargas de los demás, mirarse con compasión, ayudarse mutuamente, no dividir sino compartir: así es como los cristianos están llamados a ejercer la justicia en la Iglesia y en la sociedad. A la hora del Ángelus el Papa Francisco se refirió a la misión de Jesús: no condenar a los culpables, sino salvar a los pecadores y hacerlos justos

Cecilia Seppia – Ciudad del Vaticano

Cuántas veces hemos invocado y obtenido justicia contra un mal sufrido, un agravio recibido, una calumnia, un abuso de poder, pensando que quien obra mal debe pagar, es más, es justo que pague, tal vez con una sentencia establecida por un tribunal. Esta es quizás la justicia del hombre, pero ciertamente no la de Dios.

Desde la ventana de su estudio del Palacio Apostólico, en el día en que la Iglesia celebra la fiesta del Bautismo del Señor, Francisco se centró en este tema, iniciando su catequesis con la imagen «sorprendente» que propone el Evangelio de hoy, la de Jesús inclinando la cabeza a orillas del Jordán, para ser bautizado por Juan. Era un rito, el de ir al río a recibir el Bautismo, en el que la gente se arrepentía y se comprometía a convertirse con humildad y un corazón transparente. ¿Pero cuál fue el motivo que impulsó a Cristo a humillarse?

“Al ver a Jesús que se mezcla con los pecadores, uno se asombra y se pregunta: ¿Por qué Él, el Santo de Dios, el Hijo de Dios sin pecado, hizo esta elección? Encontramos la respuesta en las palabras de Jesús a Juan: ‘Déjalo por ahora, pues conviene que cumplamos toda justicia’”

Deja una respuesta