Publicaciones Diarias

diciembre 12, 2023 in Evangelios

Lecturas del 16 de diciembre del 2023

Sábado de la segunda semana de Adviento

Lectionary: 186

Primera lectura

Eclesiástico (Sirácide) 48, 1-4. 9-11
En aquel tiempo, surgió Elías, un profeta de fuego;
su palabra quemaba como una llama.
Él hizo caer sobre los israelitas el hambre
y con celo los diezmó.
En el nombre del Señor cerró las compuertas del cielo
e hizo que descendiera tres veces fuego de lo alto.
¡Qué glorioso eres, Elías, por tus prodigios!
¿Quién puede jactarse de ser igual a ti?
En un torbellino de llamas fuiste arrebatado al cielo,
sobre un carro tirado por caballos de fuego.
Escrito está de ti que volverás,
cargado de amenazas, en el tiempo señalado,
para aplacar la cólera antes de que estalle,
para hacer que el corazón de los padres se vuelva hacia los hijos
y congregar a las tribus de Israel.Dichosos los que te vieron
y murieron gozando de tu amistad;
pero más dichosos
los que estén vivos cuando vuelvas.

Salmo Responsorial  Salmo 79, 2ac. 3b. 15-16. 18-19

R. (4) Ven, Señor, a salvarnos.
Escúchanos, pastor de Israel;
tú que estás rodeado de querubines,
manifiéstate,
despierta tu poder y ven a salvarnos.
R. Ven, Señor, a salvarnos.
Señor, Dios de los ejércitos, vuelve tus ojos,
mira tu viña y visítala:
protege la cepa plantada por tu mano,
el renuevo que tú mismo cultivaste.
R. Ven, Señor, a salvarnos.
Que tu diestra defienda a; que elegiste,
al hombre que has fortalecido.
Ya no nos alejaremos de ti:
consérvanos la vida y alabaremos tu poder.
R. Ven, Señor, a salvarnos.

Aclamación antes del Evangelio

Lc 3, 4. 6
R. Aleluya, aleluya.
Preparen el camino del Señor, hagan rectos sus senderos,
y todos los hombres verán al Salvador.
R. Aleluya.

Evangelio

Mt 17, 10-13

En aquel tiempo, los discípulos le preguntaron a Jesús: “¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?”

Él les respondió: “Ciertamente Elías ha de venir y lo pondrá todo en orden. Es más, yo les aseguro a ustedes que Elías ha venido ya, pero no lo reconocieron e hicieron con él cuanto les vino en gana. Del mismo modo, el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos”.

Entonces entendieron los discípulos que les hablaba de Juan el Bautista.

Reflexión

En Mateo 17, 10-13, encontramos un pasaje que evoca un rico mosaico de significados y enseñanzas, entrelazando elementos históricos, teológicos y espirituales. Los discípulos preguntan a Jesús por qué los escribas afirman que Elías debe venir primero. Jesús confirma que Elías ya ha venido, refiriéndose a Juan el Bautista, y que no fue reconocido, sufriendo a manos de los hombres. Este pasaje, aunque breve, destila profundos temas de reconocimiento, cumplimiento profético y la dinámica de la fe en la vida de los creyentes.

Este texto se sitúa en un contexto judío del primer siglo, marcado por expectativas mesiánicas y una búsqueda de cumplimiento profético. El rol de Elías, un profeta venerado, se esperaba que precediera la llegada del Mesías. Esta interpretación se inserta en un marco más amplio de expectativas y creencias religiosas de la época. La referencia a Juan el Bautista como Elías que “ya ha venido” subraya una continuidad y cumplimiento dentro de la tradición profética judía.

Teológicamente, este pasaje destaca la conexión entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. La figura de Elías, simbolizando a Juan el Bautista, crea un puente entre las promesas del pasado y su cumplimiento en Jesús. Esta interpretación reafirma la autoridad de Jesús no solo como maestro, sino como el centro de la historia de la salvación. Además, refleja la naturaleza a menudo paradójica del reconocimiento divino; aunque esperado, el cumplimiento profético en Juan el Bautista fue en gran medida incomprendido y rechazado.

Espiritualmente, este fragmento invita a una reflexión personal y a una búsqueda interna. El no reconocimiento de Juan el Bautista como Elías simboliza a menudo las dificultades (o retos) que enfrentamos al discernir la verdad espiritual en medio de nuestras expectativas y preconceptos. A su vez, este episodio nos llama a una introspección (o autoanálisis) más profunda, desafiándonos a mirar más allá de las apariencias y a entender la esencia de la acción divina en el mundo.

La experiencia de Juan el Bautista, y su vinculación con Elías, también nos recuerda que la verdad espiritual a menudo enfrenta obstáculos (o pruebas) y malentendidos. Esto nos insta a una mayor apertura y humildad en nuestra jornada espiritual, reconociendo que nuestra comprensión está siempre en proceso y sujeta a la gracia y revelación divina.

En resumen, Mateo 17, 10-13 nos ofrece una rica reflexión sobre la continuidad profética, el reconocimiento de la verdad divina y el llamado a una profundización espiritual. Nos enseña sobre la importancia de estar abiertos y receptivos a las formas inesperadas en que Dios puede manifestarse y actuar en nuestra vida y en la historia. Nos invita a contemplar la complejidad de la fe y a reconocer los matices de la revelación divina, guiándonos hacia una comprensión más integral y vivencial de nuestra relación con lo divino.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By browsing this website, you agree to our privacy policy.
I Agree