Publicaciones Diarias

agosto 10, 2023 in Actualidad

En el Sendero de la Fe: El encuentro personal con Jesucristo y la guía del Espíritu Santo

La esencia de la vida espiritual, independientemente de la complejidad que pueda asumir en sus diversas expresiones, se fundamenta en dos pilares esenciales: un encuentro personal con Jesucristo y la dirección del Espíritu Santo.

Jesucristo no es simplemente una figura histórica o el fundador de una religión; es, ante todo, una persona viva que nos llama a tener una relación personal y viva con Él. Este encuentro con Cristo no es un acontecimiento aislado, sino que se desarrolla a lo largo de toda nuestra vida. Jesucristo es, como bien decimos, el modelo y el horizonte de nuestra existencia. Él es el camino por el que debemos recorrer, la verdad que debemos buscar y la vida que anhelamos vivir.

El encuentro con Jesucristo no es un evento que se puede programar o forzar. Es un regalo divino que llega cuando menos lo esperamos, pero siempre cuando más lo necesitamos. Es el encuentro que cambia nuestra vida, que le da un nuevo significado y dirección. Una vez que hemos encontrado a Cristo, nunca somos los mismos. Somos transformados, renovados, y llevados a una vida de amor, servicio y auténtica libertad.

Por otro lado, el Espíritu Santo es el protagonista de la historia de nuestra salvación. Es Él quien nos guía en la vida espiritual, nos ayuda a discernir el bien del mal, nos da la fuerza para resistir la tentación y nos inspira a hacer el bien. La vida en el Espíritu no es simplemente seguir un conjunto de reglas o cumplir con ciertas prácticas religiosas. Es vivir en sintonía con la voluntad de Dios, permitiendo que Él nos moldee según Su voluntad.

El Espíritu Santo es nuestro consejero, nuestro Guía, nuestro Consolador. Él es quien nos conduce por el camino que nos lleva a Dios. La vida en el Espíritu es una vida de paz, alegría y amor. Es una vida de libertad, porque el Espíritu nos libera de nuestros miedos, nuestras inseguridades y nuestros pecados.

La combinación de estos dos pilares fundamentales de la vida espiritual —un encuentro personal con Jesucristo y la dirección del Espíritu Santo— es lo que nos permite vivir una vida plena, una vida en la que experimentamos la alegría del Evangelio y el amor transformador de Dios. Al final del día, es la relación que tenemos con Dios la que realmente importa. Es el encuentro con Cristo y la guía del Espíritu Santo lo que nos da la fuerza y la inspiración para vivir nuestra vida de fe de la manera más auténtica y significativa posible.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By browsing this website, you agree to our privacy policy.
I Agree