Publicaciones Diarias

agosto 7, 2023 in San Ignacio de Loyola

Propiciar el encuentro con Dios, llamados a trabajar en colaboración

Nuestra fe cristiana es más que una serie de rituales y doctrinas, es un encuentro vivo y personal con Dios. En este Mes Ignaciano, reflexionamos sobre el legado de San Ignacio de Loyola, y uno de los elementos centrales de su enseñanza: propiciar el encuentro con Dios, respondiendo al llamado a trabajar en colaboración.

San Ignacio creía profundamente que Dios nos invita a encontrarnos con Él de manera íntima y personal. Su obra, los Ejercicios Espirituales, está diseñada para ayudarnos a cultivar nuestra conciencia de Dios en todas las cosas, en cada momento de nuestras vidas. Esta conciencia agudizada no solo nos acerca a Dios, sino que también nos impulsa a actuar.

El encuentro con Dios nos motiva a trabajar en colaboración con Él y con otros para la realización del Reino de Dios aquí en la tierra. En palabras de San Ignacio, nos convertimos en “hombres y mujeres para y con los demás”. Este espíritu de colaboración se basa en el reconocimiento de que todos somos hijos e hijas amados de Dios, llamados a compartir en la obra divina de la creación.

Al considerar cómo podemos propiciar nuestro encuentro con Dios, es útil recordar que Dios siempre está buscando encontrarse con nosotros. En cada momento de nuestra vida, en cada alegría y tristeza, en cada lucha y triunfo, Dios está ahí. Nuestra tarea es aprender a estar presentes, a sintonizar con la presencia de Dios en nuestras vidas. Esto puede requerir práctica, paciencia y, a menudo, la guía de otros.

Sin embargo, cuando nos abrimos a la posibilidad de este encuentro, encontramos que nuestra vida adquiere un significado y propósito más profundo. Nos convertimos en colaboradores en la misión de Dios, trabajando juntos para construir un mundo más amoroso, justo y pacífico.

Este llamado a la colaboración no es solo para una élite espiritual. Es un llamado para todos nosotros. Como dice San Pablo, somos “un cuerpo con muchos miembros” (1 Corintios 12:12). Cada uno de nosotros tiene un papel único y valioso que desempeñar en la misión de Dios.

Por lo tanto, en este Mes Ignaciano, los invitamos a reflexionar sobre cómo pueden profundizar su encuentro con Dios y responder al llamado a trabajar en colaboración. ¿Cómo se manifiesta Dios en tu vida diaria? ¿Cómo te está llamando a colaborar en su misión divina? Al hacer estas preguntas, nos unimos a una tradición espiritual rica y profunda, siguiendo los pasos de San Ignacio hacia un encuentro más profundo con Dios y un compromiso más pleno con la misión divina de amor y servicio.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By browsing this website, you agree to our privacy policy.
I Agree