El Santo Padre rezó la oración mariana del Ángelus en el cierre de la santa misa presidida en el atrio de la Basílica de Collemaggio, durante su Visita Pastoral a L’Aquila, capital de la región italiana de los Abruzos.

Sebastián Sansón Ferrari – Vatican News

«El perdón es el camino de la paz»: así rezaba una de las pancartas de los numerosos fieles congregados en la ciudad italiana de L’Aquila, capital de la región de los Abruzos, que acogió al Santo Padre este domingo 28 de agosto para su visita pastoral. El Pontífice viajó hasta este territorio como apóstol del perdón y la esperanza, en el marco del 728º aniversario del Perdón Celestiniano.

Al final de la santa misa en el atrio de la Basílica de Collemaggio, Francisco rezó con los fieles aquilanos a la Madre de Dios. En su alocución antes de la oración mariana, el Papa saludó a los que participaron, «incluso a los que han tenido que hacerlo a distancia, en casa o en el hospital o en la cárcel». «Agradezco a las autoridades civiles su presencia y el esfuerzo organizativo. Agradezco de corazón al Arzobispo y a los demás Obispos, a los sacerdotes, a los consagrados y consagradas, al coro y a todos los voluntarios, así como a la policía y a la Protección Civil», añadió.

En dicho lugar, «que ha sufrido una grave calamidad», dijo, «quiero asegurar mi cercanía al pueblo de Pakistán afectado por las inundaciones de proporciones desastrosas». Francisco reza por las numerosas víctimas, los heridos, desplazados y por la pronta y generosa solidaridad internacional.

Luego, recordando su homilía, manifestó: «Y ahora invocamos a la Virgen para que, como dije al final de la homilía, obtenga el perdón y la paz para el mundo entero. Recemos por el pueblo ucraniano y por todos los pueblos que sufren a causa de las guerras. Que el Dios de la paz reavive en los corazones de los dirigentes de las naciones el sentido humano y cristiano de la misericordia. María, Madre de la Misericordia y Reina de la Paz, ruega por nosotros».

Inundaciones en Pakistán

Más de mil personas han muerto en los dos últimos meses en el país debido a las lluvias monzónicas que afectan al país y obligaron, este sábado 27 de agosto, a que las autoridades ordenaran evacuaciones masivas, como reportan agencias.

La Autoridad Nacional de Gestión de Desastres de Pakistán (NDMA) anunció la muerte de 1.033 personas desde el inicio de las lluvias el 14 de junio, 119 de ellas en las últimas 24 horas.

Las precipitaciones también han dejado 1.527 heridos en estos dos últimos meses, en los que han arrasado con 949.858 viviendas y han destruido casi 3.500 kilómetros de caminos, según la NDMA.

Los informes recuerdan que Pakistán se encuentra entre los 10 países más afectados por el cambio climático en el mundo. Esta nación del sur de Asia también fue testigo de una intensa ola de calor a principios de este año que causó numerosos muertos y pérdidas en propiedades de miles de personas.

 

Guerra en Ucrania

Entretanto, en Europa del Este, la invasión rusa a Ucrania sigue sembrando muerte y destrucción. Según informan agencias, Ucrania se dirigió a la comunidad internacional para que obligue a Rusia a liberar la central nuclear de Zaporiyia, ahora que se ha reconectado a la red eléctrica general los dos reactores de la planta, ante el riesgo de un escape radiactivo.

En Zaporiyia, capital de la región ucraniana donde se encuentra la mayor central nuclear de Europa, la situación ha sido tensa recientemente, ya que está controlada por las fuerzas armadas rusas desde las primeras semanas de la guerra.

Recordemos que el Papa clama por la paz en Ucrania desde que comenzó el conflicto, pero también en todos los países donde aún hay guerras en curso, pues ha invitado, en múltiples intervenciones públicas, a «no olvidar las otras guerras».

 

 

Deja una respuesta