Comenzaron las obras de la nueva iglesia.  Juan Vicente Andrade Barquero fue el maestro de obras, Rigoberto Agüero Guadamuz su ayudante y el P. Luis Gutiérrez.  José Javier Garita Pereira era el Mayordomo.

Este mismo año, con la ayuda de las costureras de Cedros, se compró a Elí Díaz un nuevo lote por 24,000 colones para construir el salón de catecismo.  Los días ordinarios venían a ayudar los niños y las niñas de la Escuela y los sábados y domingos había más de 20 hombres trabajando; y así, a finales de 1979 se acabó la obra de la iglesia y la del salón de catecismo.