13 años después, considerando que existían las suficientes condiciones para que en estos territorios se formara una nueva parroquia, se empezaron a dar los pasos requeridos.  Se firmó un contrato entre el señor Arzobispo de San José, Mons. Carlos Humberto Rodríguez Q. y el Viceprovincial de los jesuitas en Centroamérica, el P. Segundo Azcue.  En este contrato se encomendaba a los padres de la Compañía de Jesús la nueva parroquia de Nuestra Señora Lourdes.  Se erige así la parroquia de Lourdes, que comprendía los territorios de: Lourdes, Granadilla Norte de Curridabat, San Ramón de Tres Ríos, San Rafael,  Santa Marta, Cedros y Barrio Pinto, en Montes de Oca.