Publicaciones Diarias

septiembre 14, 2023 in Evangelios

Lecturas del día 15 de setiembre de 2023

Primera lectura

1 Tm 1, 1-2. 12-14
Yo, Pablo, apóstol de Jesucristo por disposición de Dios, nuestro salvador, y de Cristo Jesús, nuestra esperanza, te deseo a ti, Timoteo, mi verdadero hijo en la fe, la gracia, la misericordia y la paz, de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús, Señor nuestro.

Doy gracias a aquel que me ha fortalecido, a nuestro Señor Jesucristo, por haberme considerado digno de confianza al ponerme a su servicio, a mí, que antes fui blasfemo y perseguí a la Iglesia con violencia; pero Dios tuvo misericordia de mí, porque en mi incredulidad obré por ignorancia, y la gracia de nuestro Señor se desbordó sobre mí, al darme la fe y el amor que provienen de Cristo Jesús.

Salmo Responsorial

Salmo 15, 1-2a y 5. 7-8. 11
R. (cf 5a) Nuestra vida está en manos del Señor.
Protégeme, Dios mío, pues eres mi refugio .
Yo siempre he dicho que tú eres mi Señor.
El Señor es la parte que me ha tocado en herencia:
mi vida está en sus manos.
R. Nuestra vida está en manos del Señor.
Bendeciré al Señor, que me aconseja,
hasta de noche me instruye internamente.
Tengo siempre presente al Señor,
con él a mi lado jamás tropezaré.
R. Nuestra vida está en manos del Señor.
Enséñame el camino de la vida,
sáciame de gozo en tu presencia
y de alegría perpetua junto a ti.
R. Nuestra vida está en manos del Señor.

Aclamación antes del Evangelio

R. Aleluya, aleluya.
Dichosa la Virgen María,
que sin morir, mereció la palma del martirio
junto a la cruz del Señor.
R. Aleluya.

Evangelio

Jn 19, 25-27
En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María la de Cleofás, y María Magdalena.

Al ver a su madre y junto a ella al discípulo que tanto quería, Jesús dijo a su madre: “Mujer, ahí está tu hijo”. Luego dijo al discípulo: “Ahí está tu madre”. Y desde entonces el discípulo se la llevó a vivir con él.

O bien:

Lc 2, 33-35
En aquel tiempo, el padre y la madre del niño estaban admirados de las palabras que les decía Simeón. Él los bendijo, y a María, la madre de Jesús, le anunció: “Este niño ha sido puesto para ruina y resurgimiento de muchos en Israel, como signo que provocará contradicción, para que queden al descubierto los pensamientos de todos los corazones. Y a ti, una espada te atravesará el alma”.
Palabra de Dios, te alabamos Señor.

Reflexión

“Antes era un blasfemo, pero Dios tuvo compasión de mi”

En el inicio de esta primera carta que Pablo remite a Timoteo, lo considera como verdadero hijo en la fe, y por eso le desea gracia, misericordia y paz de parte de Dios Padre y Jesucristo.

Pablo se tuvo que desplazar a Macedonia, pero había dejado a Timoteo en Éfeso con el encargo de velar que no se predicaran doctrinas extrañas, ni elucubrar sobre genealogías interminables.

Pablo se reconoce a sí mismo como pecador, pero que Dios, en su infinita misericordia, tuvo compasión de él, pues no había legado a conocer la verdadera fe. Al mismo tiempo asume su vocación de predicador de la “Buena Noticia”, reconociendo que Cristo Jesús, se fio de él y lo hizo capaz de llevar a término el ministerio encargado.

A Pablo no le importa presentarse como un blasfemo y perseguidor, pero que, gracias a Cristo, ha sido capaz de dar un vuelco a su vida y pregonar por el mundo conocido la fe y el amor que se fundamenta en Jesús.

Como reza el salmista “Tu eres, Señor, el lote de mi heredad, protégeme, Dios mío, que me refugio en ti”.

Con el impulso de la fe Pablo pasa de perseguidor a perseguido, de fundamentalista acérrimo a predicador del amor y la gracia que Dios regala al género humano.

“Ahí tienes a tu Madre”

Casi en el final del relato de la crucifixión y muerte de Jesús, el evangelista vive en primera persona los momentos finales de la vida del Maestro. Es testigo privilegiado de cómo se están cumpliendo lo que de “el Mesías” decían las escrituras: «se repartieron sus ropas y echaron a suerte su túnica».

Jesús es consciente que vive sus últimos momentos, los latigazos, las espinas de la corona, las injurias y los clavos han hecho mella en su estado de salud, la pérdida de sangre ha sido cuantiosa.

La mayoría de sus íntimos han desaparecido, solamente su Madre, la hermana de su Madre y María la Magdalena, junto al discípulo que tanto quería, se encontraban cercanos a la cruz, y en un gesto de entrega total encarga a Juan el cuidado de su madre, convirtiéndolo en su propio hijo y a María la constituye en “Madre de todos los creyentes”.

María vive profundamente todo por lo que está atravesando su hijo, siendo fiel a los designios del Padre, cargando sobre sí los pecados del mundo y entregando su vida por la redención de todos; y ella sufre con intenso dolor la entrega total y sin condiciones que Jesús asume hasta sus últimas consecuencias, angustiada por la impotencia que genera no poder ayudarle, salvo ser testigos de su final.

María acepta con amor total la protección de todo el género humano y como a tal la veneramos como Madre, Reina y Señora de todo lo creado.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By browsing this website, you agree to our privacy policy.
I Agree