Publicaciones Diarias

agosto 27, 2023 in Santo del día

Santoral del día 31 de agosto de 2023 :: SS. JOSÉ DE ARIMATEA Y NICODEMO, DISCÍPULOS DEL SEÑOR

“Después de estas cosas, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió permiso a Pilato para recoger el cuerpo de Jesús. Y Pilato concedió el permiso. Entonces él vino, y se llevó el cuerpo de Jesús. Y Nicodemo, el que antes había venido a Jesús de noche, vino también, trayendo una mezcla de mirra y áloe como de cien libras. Entonces tomaron el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en telas de lino con las especias aromáticas, como es costumbre sepultar entre los judíos. En el lugar donde fue crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual todavía no habían sepultado a nadie. Por tanto, a causa del día de la Preparación de la pascua de los judíos, como el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús”. (Jn 19, 38-42).

Es en el Evangelio de Juan donde encontramos la reconstrucción más minuciosa de la deposición y sepultura de Jesús, lo cual es bastante inusual, ya que los cuerpos de los condenados generalmente eran dejados por los romanos en la cruz hasta que eran arrojados a una fosa común. Pero Jesús recibió un trato diferente, gracias a José, que usó su influencia para obtener el cuerpo y lo depuso en una tumba que había comprado para sí mismo. José tuvo que darse prisa porque pronto sería celebrada la Pascua judía, y los que hubieran estado en contacto con un cadáver, serían retenidos como impuros y no habrían podido celebrarla. Por lo tanto, se hizo ayudar de Nicodemo que trajo una gran cantidad de aceites perfumados.

José de Arimatea en los evangelios

José era un distinguido miembro del Sanedrín, un hombre influyente, al que todos conocían y estimaban en Jerusalén. (cf Lc 23, 50-51). Probablemente su ciudad de origen era Arimatea – identificada por algunos como el Rantis de hoy – y dado el uso judío de ser sepultado en su tierra natal, a algunos estudiosos les ha parecido extraño que hubiera preparado su lugar de sepultura en Jerusalén. En su evangelio, Juan señala que siendo un hombre muy en vista, siguió a Jesús “en secreto” por miedo a ser expulsado de la sinagoga por las autoridades religiosas. (cf Jn 19, 38) Paradójicamente, cuando fue a pedir a Pilatos el cuerpo de Cristo ya no fue tan discreto; usó toda su influencia para obtenerlo. (cf Mt 27, 58) José sabía del riesgo que corría: la simpatía por un hombre condenado a muerte podría haber sido fácilmente interpretada como complicidad y por lo tanto subsistía sempre el peligro de seguir el mismo triste destino del ajusticiado. Pero en este punto José tampoco temió manifestar abiertamente su amor por su Maestro y además de ofrecer su propia tumba para Jesús, también se proveyó de un fino lienzo para honrar sus restos. (cf Mc 15, 35-46) Después de estos eventos de la Pascua ya no se le menciona en ninguno de los evangelios canónicos, aparecerá sólo en algunos textos apócrifos, donde se narran imaginaciones muy fantásticas.

Nicodemo, un personaje emblemático del evangelio de Juan

Nicodemo era un fariseo, magistrado judío, que aparece sólo en el evangelio de Juan. (cf Jn 3,1) Lo encontramos por primera vez cuando Jesús predica en Jerusalén en ocasión de la Pascua. (cf Jn 2,23). Fascinado por su figura, Nicodemo busca Jesús por la noche para no ser visto y le dice “Rabbí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede realizar las señales que tú realizas si Dios no está con él” . (cf Jn 3,2). Jesús le responde que para ser parte del reino de Dios hay que renacer de nuevo de lo alto: “El que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios” (cf Jn 3,3). Fue así que Nicodemo comprendió que “era necesario nacer de nuevo del agua y del Espíritu” (cf Jn 3,5) y por eso, cuando Jesús fue encarcelado lo defendió con vigor ante el Sanedrìn, recordando a los fariseos que la justicia daba a los acusados el derecho a ser escuchados antes de ser juzgados: “¿Acaso nuestra Ley permite juzgar a un hombre sin escucharlo antes para saber lo que hizo?” (cf Jn 7,50). Por último, lo encontramos junto a José de Arimatea en el momento de la sepultura de Jesús. (cf Jn 19, 39 ss). Existen también varios textos apócrifos del siglo II que describen historietas sobre José de Arimatea; narraciones que, siendo fruto de la imaginación oriental y de las creencias populares, no son sino claras invenciones desprovistas de cualquier fundamento histórico y bíblico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By browsing this website, you agree to our privacy policy.
I Agree