agosto 27, 2023 in Actualidad

El Papa Francisco dice a los jóvenes rusos: Sean artesanos de paz en medio del conflicto

Francisco intervino este 25 de agosto por videoconferencia en la Jornada de la Juventud Rusa que se inauguró hace tres días en San Petersburgo. A los participantes reunidos en la Basílica de Santa Catalina de la ciudad rusa, les invitó a ser “sembradores de semillas de reconciliación, pequeñas semillas que en este invierno de guerra no brotarán de momento en la tierra helada, sino que florecerán en una futura primavera”.

Antonella Palermo – Ciudad del Vaticano

Casi 2500 kilómetros en línea recta, pero no fueron obstáculo para estar “un poco juntos”. Durante algo más de una hora, el Papa Francisco interactuó a distancia con unos 400 chicos y chicas que participan en el X encuentro nacional de jóvenes católicos de Rusia, en San Petersburgo, hasta el 27 de agosto.

Encontrarse unidos bajo el manto de la Iglesia universal

La riqueza de estas jornadas, que se celebran desde el año 2000, organizadas este año por primera vez en San Petersburgo, es grande, algunos participantes han tenido que recorrer incluso 9.000 kilómetros para llegar hasta allí: Estamos aquí reunidos procedentes de 54 ciudades de la Federación, desde Kaliningrado hasta Vladivostok, pero gracias a la tecnología “podemos abrazarnos en el Espíritu que se nos ha dado, como el abrazo de María a Isabel”, dice monseñor Paolo Pezzi, arzobispo de la Madre de Dios de Moscú, en su saludo introductorio. Este encuentro es una de las pocas ocasiones de conocerse, de compartir testimonios de fe; la comunicación con el Papa aporta una alegría especial, señala al principio, porque se puede experimentar no sólo la unidad dentro de la Iglesia local, sino también la unidad con la Iglesia universal.

Sustituir los miedos por sueños

Dirigiéndose a los jóvenes rusos, tras escuchar los dos testimonios de Alexander y Varvara, el Papa retomó tres ideas en torno al lema de la JMJ de Lisboa, “María se levantó y se fue deprisa” (Lc 1,39), para que puedan, dice, seguir trabajándolo.

“Deseo para ustedes, jóvenes rusos, la vocación de ser artesanos de la paz en medio de tantos conflictos, en medio de tantas polarizaciones que hay de todos lados, que acechan nuestro mundo. Los invito a ser sembradores de semillas, de semillas de reconciliación, pequeñas semillas que en este invierno de guerra no brotarán por el momento en la tierra helada, pero en una primavera futura van a florecer. Como dije en Lisboa: tengan la valentía de sustituir los miedos por los sueños. Sustituir los miedos por los sueños. Sustituyan los miedos por los sueños. No sean administradores de miedos sino emprendedores de sueños. ¡Dense el lujo de soñar a la grande!”

Francisco retoma el episodio del encuentro entre María e Isabel. Recuerda que el Señor llama por el nombre, ante los talentos que tenemos, ante nuestros méritos, “ante nuestras tinieblas y heridas”. Recuerda que estas dos mujeres “se convierten en testigos de la fuerza transformadora de Dios”, recuerda la prisa de María por contagiar su alegría.

“Cuando Dios llama, no podemos quedarnos sentados. Levantarnos y con prisa, porque el mundo, el hermano, el que sufre, el que está al lado y no conoce la esperanza de Dios necesita recibirlo, necesita recibir la alegría de Dios. Me levanto con prisa para llevar la alegría de Dios”.

El amor de Dios es para todos

El Papa destaca en su discurso que “ el amor de Dios es para todos y la Iglesia es de todos”, y exhorta a recordar el Evangelio donde se narra la invitación del dueño del banquete en la encrucijada a llevar el Evangelio a todos: “Esto quería decir Jesús: todos, todos, todos”

“La Iglesia es una madre amorosa, porque es la casa de los amados y es la casa de los llamados. ¡Cuántas heridas, cuánta desesperanza se pueden curar donde uno se pueda sentir recibido! Y la Iglesia nos recibe. Por eso, sueño con una Iglesia donde ninguno sobra, donde ninguno está de más. Por favor, que la Iglesia no sea una “aduana” para seleccionar a quienes entran y a quienes no. No, todos, todos. La entrada es libre. Y después que cada uno sienta la invitación de Jesús a seguirlo, a ver cómo está delante de Dios; y para este viaje están las enseñanzas y los Sacramentos”.

Jóvenes y mayores se abren a los demás

También aquí el Papa retoma la idea que le es tan querida del diálogo entre jóvenes y ancianos y la importancia del traspaso de experiencias que debe producirse. Vuelve al encuentro entre María e Isabel, que es el sueño. Nos invita a ser “constructores de puentes entre generaciones, reconociendo los sueños” de los predecesores, de los abuelos. “La alianza entre generaciones mantiene viva la historia y la cultura de un pueblo”. Insiste en la importancia de ser “signo de esperanza, signo paz y alegría, como María”. Imitando su humildad, “ustedes también”, dice, “pueden cambiar la historia en la que vives”.

“Así los ancianos sueñan con tantas cosas: la democracia, la unidad de las naciones…; los jóvenes profetizan, son llamados a ser artesanos del ambiente y de la paz. Isabel, con la sabiduría de los años -era vieja-, fortalece a María, que era joven y estaba llena de gracia, guiada por el Espíritu”.

Alexander, de satanista a seminarista: sólo Cristo libra de las tinieblas

El testimonio de Alexander Baranov, de 34 años, es el de un antiguo satanista, que participó en rituales ocultistas hasta hace una década. Después, la entrada en el seminario y el camino de discernimiento hacia el sacerdocio. Lo más importante, explica, es sacar a la gente de la oscuridad, de lo contrario el resto del esfuerzo por hacer la Iglesia más “atractiva” es en vano. El miedo, el dolor de la pérdida, la experiencia de la propia debilidad, la violencia vivida, los traumas pueden ser algunas de las causas de esa deriva, observa Alexander. Condiciones de las que puede surgir un sentimiento de indignidad de la felicidad que puede conducir al odio. Menciona el recurso a la superstición por parte de muchos, incluidos los jóvenes. Deberíamos hablar, señala, de cómo Cristo muestra que, a pesar de nuestra debilidad y negatividad, somos dignos de vida, salvación y amor. “Me parece que esta experiencia liberadora es más importante que todos nuestros planes sobre cómo llevar a la gente a Cristo. Es más importante que todas nuestras disputas sobre la forma de la liturgia, las iglesias, los edificios, el papel de ciertas personas en la Iglesia. Porque todo esto -concluye- no es capaz ni de atraer ni de salvar. Es Cristo quien realmente cura, quien realmente conduce de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida, de Satanás a sí mismo y al Padre”.

Varvara: la fe y la Iglesia ayudan en los sacrificios diarios

Varvara Molotilova es la segunda de ocho hermanos. Cuenta al Papa cómo se vive y se transmite la fe católica en su familia. Sus padres se casaron por la Iglesia gracias a la comunidad nacida en los Urales, donde servía el padre Yaroslav, decano de la parroquia de Ekaterimburgo. Varvara cuenta que su fe, aunque nació en el seno de su familia, fue entonces una elección libre. Ensalza el amor de sus padres que, como pareja creyente, enseñan humildad, paciencia y dignidad para afrontar los sacrificios cotidianos, gracias al apoyo de la Iglesia.

El estilo de las jornadas de los católicos rusos

El encuentro nacional que se está celebrando en San Petersburgo continúa hasta el 27 de agosto e incluye catequesis cada mañana en grupos de 25-30 personas en distintos lugares de la ciudad, basadas en el modelo y los temas de Lisboa: ecología integral, amistad social, misericordia de Dios. La dinámica consiste en poner en práctica el método sinodal con los jóvenes, para que experimenten el sentido de la comunión, la participación y la misión. Los jóvenes rusos están acompañados por sacerdotes, religiosos y religiosas responsables de la pastoral juvenil y por los cinco obispos: Paul Pezzi, metropolita de la archidiócesis de la Madre de Dios de Moscú, y el auxiliar Nikolai Dubinin; Clemens Pickel, de la diócesis de San Clemente de Sarátov; Joseph Werth, de la diócesis de la Transfiguración de Novosibirsk; Kirill Klimovich, de la diócesis de San José de Irkutsk. También hay estudiantes extranjeros residentes en Rusia, procedentes de Armenia, Azerbaiyán, India, Colombia y otros países. Por las tardes, se reúnen en tres parroquias distintas de la ciudad, donde celebran juntos la liturgia. El jueves 24 de agosto se celebró una jornada vocacional en la que representantes de distintas comunidades monásticas y juveniles les hablaron de su ministerio.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By browsing this website, you agree to our privacy policy.
I Agree