Publicaciones Diarias

agosto 7, 2023 in San Ignacio de Loyola

Equilibrio Espiritual en Movimiento: La Contemplación en la Acción para los Jóvenes de Hoy

En medio del bullicio del mundo moderno, los jóvenes pueden enfrentarse al desafío de encontrar un equilibrio entre la oración y la acción. No obstante, la enseñanza ignaciana de la “contemplación en la acción” puede ser una guía efectiva para navegar este delicado equilibrio.

La contemplación en la acción, un principio central de la espiritualidad ignaciana sugiere que uno puede encontrar a Dios en cada momento y circunstancia de la vida, incluso en medio de la actividad cotidiana. La oración no es, entonces, un acto aislado, sino que se entrelaza con todas las acciones y experiencias.

Para el joven católico, esta enseñanza puede ser particularmente relevante. Los compromisos académicos, profesionales y sociales pueden parecer abrumadores, y puede ser tentador relegar la oración y la reflexión espiritual a un segundo plano. Sin embargo, la contemplación en la acción propone que estos aspectos no tienen por qué estar en conflicto.

Una forma de lograr este equilibrio es convertir las tareas cotidianas en momentos de oración. Un acto de bondad, el estudio para un examen o incluso las tareas domésticas pueden convertirse en momentos de encuentro con Dios. La clave está en mantener la conciencia de la presencia divina en todas las acciones, en ver cada acto como una forma de glorificar a Dios y en servir a los demás.

Este enfoque no solo puede ayudar a equilibrar la oración y la acción, sino que también puede añadir una dimensión de significado y propósito a las actividades diarias. Incluso los momentos más mundanos pueden ser vistos como oportunidades para la oración y la conexión con Dios.

Además, la reflexión regular puede ser una herramienta útil para mantener este equilibrio. El “examen”, una práctica de oración ignaciana que invita a revisar los eventos del día con atención y gratitud, puede ser una manera efectiva de conectar la oración y la acción.

En última instancia, la contemplación en la acción invita a los jóvenes a vivir su fe de manera dinámica, a encontrar a Dios en todas las cosas y a ver cada momento y cada acción como una oportunidad para la oración y el encuentro espiritual. No se trata de una espiritualidad pasiva, sino de un camino que invita a la participación activa y comprometida en el mundo, siempre con una profunda conciencia de la presencia amorosa de Dios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By browsing this website, you agree to our privacy policy.
I Agree