Publicaciones Diarias

agosto 7, 2023 in San Ignacio de Loyola

“El Discernimiento Ignaciano: Una Brújula en la Vida Moderna”

En el vertiginoso ritmo de la vida en la actualidad, donde la toma de decisiones a menudo parece una tarea titánica, la antigua sabiduría ignaciana puede brindarnos valiosas orientaciones. Este método, arraigado en la tradición espiritual de San Ignacio de Loyola, nos ofrece un enfoque reflexivo y espiritual para enfrentar los dilemas cotidianos.

El discernimiento ignaciano no se trata simplemente de una técnica de toma de decisiones. Es un modo de vida que invita a las personas a sopesar sus opciones no solo con la mente, sino también con el corazón y el espíritu. Este proceso se apoya en la premisa de que Dios está activamente presente en nuestro mundo y nos invita a participar en la obra divina. El discernimiento, en este sentido, se convierte en un medio para descifrar esta invitación.

Pero, ¿cómo puede la sabiduría de un sacerdote del siglo XVI ser aplicable en nuestro mundo moderno, tan lleno de complejidades y retos inéditos?

Para empezar, el discernimiento ignaciano nos insta a considerar nuestras decisiones en el contexto más amplio de nuestros valores y sentido de propósito. En lugar de tomar decisiones basándonos únicamente en criterios externos o presiones sociales, nos invita a reflexionar profundamente sobre cómo nuestras elecciones se alinean con nuestros más profundos deseos y vocaciones.

En este contexto, la práctica del examen ignaciano es una herramienta fundamental. Este sencillo ejercicio diario de reflexión nos ayuda a identificar como Dios se está comunicando con nosotros a través de los eventos y emociones de nuestras vidas. El examen nos invita a estar presentes, a sintonizar con nuestros sentimientos y a discernir los movimientos interiores que nos conducen hacia la plenitud de vida.

A pesar de la rapidez y el ruido de la vida en estos tiempos, la quietud y la introspección son esenciales para la toma de decisiones ignacianas. San Ignacio enseñaba que es en la quietud donde podemos escuchar más claramente la voz de Dios. Así, una práctica regular de silencio y meditación puede ser un valioso complemento para el discernimiento.

Por supuesto, el discernimiento ignaciano no es un camino solitario. La comunidad y la orientación de otras personas sabias y compasivas son recursos vitales en este proceso. A través de la orientación espiritual, podemos recibir valiosos insights y confirmaciones a medida que avanzamos en el camino del discernimiento.

La práctica del discernimiento ignaciano también nos invita a estar abiertos a la sorpresa y a la posibilidad de cambio. En lugar de aferrarnos rígidamente a nuestras propias expectativas y planes, somos invitados a estar abiertos a las posibilidades que Dios pueda tener para nosotros.

Finalmente, el discernimiento ignaciano nos invita a la acción. No se trata de un proceso puramente introspectivo, sino de un camino que nos conduce a actuar en el mundo de manera que refleje nuestros más profundos valores y aspiraciones.

En resumen, el discernimiento ignaciano es un valioso recurso para la toma de decisiones en la actualidad. Aunque sus raíces se encuentran en la tradición espiritual de hace siglos, su sabiduría es profundamente relevante para nuestras vidas hoy. Nos ofrece una brújula para navegar por las complejidades de la vida moderna, invitándonos a tomar decisiones que reflejen nuestros más profundos valores y nuestro sentido de propósito.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By browsing this website, you agree to our privacy policy.
I Agree